Vigilancia: observando al observador

Un pantallazo a la revolución digital que se está desarrollando en este mismísimo momento. Un cambio de paradigma que abre las puertas a nuevas formas de actuar, de pensar, de trabajar y de relacionarse. Partícipes de este cambio de era, muchas veces no somos concientes de las transformaciones radicales que han ocurrido en los últimos diez años. Aquí algunos datos interesantes para que estemos más alertas o, quizás, un poco más paranoicos. Pero tranquilos: ya nos acostumbraremos; es parte de la estrategia.

***

La Posverdad
la Sociedad de Control
Google
Media Artists

***

La “Posverdad”

Las afirmaciones dejan de basarse en hechos objetivos, para apelar a las emociones, creencias o deseos del público.

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 22.53.09

Los políticos siempre han mentido. Ocurre que ahora, con la viralización de las redes sociales, las mentiras se multiplican como fractales y su alcance es inmenso.

Lo que es nuevo es que la verdad no es falsificada sino que pasa a un segundo plano. Ya el objetivo político no es crear una falsa representación sobre el mundo sino que busca reforzar prejuicios. Lo que importa en este tipo de campañas no son los hechos sino los sentimientos.

Los medios contribuyen a magnificar el alcance de la posverdad haciendo pulular un pastiche de mentiras, rumores y chimentos que se esparce, pegajoso, a una velocidad alarmante.

Como analiza un artículo de The Economist de 2016, Trump es el exponente máximo de la “posverdad” que habita un mundo fantástico en donde el certificado de nacimiento de Obama fue truchado, Barack fundó el Estado Islámico y los Clintons son asesinos, entre otras aseveraciones.

En el caso del Brexit, la exitosa campaña para que Gran Bretaña dejara la Unión Europea, los medios alertaban sobre las hordas de inmigrantes que resultarían del inminente acceso de Turquía a la Unión. Los ingleses votaron a favor del divorcio comercial; asustados por esta posibilidad (como confirmó luego una encuesta) su salida está prevista para fines de marzo de 2019. La ruptura del pacto fue el resultado de un extendido sentimiento antiinmigratorio.

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 22.55.00

La Sociedad de Control

En septiembre de 2013 Edward Snowden filtró al periódico The Guardian documentos clasificados de la National Security Agency (NSA) de los Estados Unidos. Desenmascaró planes de vigilancia global ideados por Estados Unidos y varias compañías de telecomunicaciones europeas. El hecho disparó una ola de temor global respecto de cuánta data está disponible allí afuera para su control y monitoreo; un cuestionamiento sobre la naturaleza de las relaciones que gobiernos y corporaciones tienen con la meta-data y private-data; y un debate mundial urgente sobre cómo nuestras vidas son afetcadas por estas formas de vigilancia.

Tales cuestionamientos son especialmente perturbadores en esta era de algoritmos y códigos poco transparentes que sabemos nos manipulan pero desconocemos realmente cómo lo hacen. Lo que muchos llaman “dataveillance”, un método de control que infiltra cuerpos y paisajes en donde interactúan los seres humanos. Resuena a la teoría de Michel Foucault sobre el control de presos a través de estrategias de disciplina que entrenan a los cuerpos y mentes a comportarse de una manera predecibles en ciertos espacios contenidos. Facilitado esto por una arquitectura presidiaria panóptica que ya había analizado Jeremy Bentham. Lo único que se precisa en este sistema de control es que el observado tenga indicios de que está siendo observado en todo momento. Está claro que hoy en día estos métodos de control no se aplican a espacios físicos sino a sistemas y redes abiertas provistas por internet y los teléfonos móviles. Estamos siendo controlados por el aparato del software. Y el controlador nos ha intimidado al hacernos creer que no hay privacidad, libre albedrío o esperanza de transgresión o resistencia. La idea es modificar nuestro comportamiento de todos los días de manera inconsciente. Se trata de controlar espacios antes considerados libres de observación y rastreabilidad, como los autos y las autopistas.

El poder debe ser visible y no comprobable (Bart Simon)

A partir de las migajas virtuales que vamos dejando en el ecosistema virtual, técnicas de data-mining (minería de datos)  cookies, bots y webrawlers rastrean absolutamente todo, desde compras online hasta búsquedas de Google. Tanto las cámaras de seguridad como las redes sociales arrojan información que puede ser rastreada, filtrada y manipulada. A esto le sumamos referencias cruzadas que se realizan con sensores biométricos, perfiles químicos y hasta vigilancia de nuestro ADN.

Es sorprendente la cantidad de data que emitimos permanentemente y que es controlada de manera continua a través de diversos dispositivos, muchos de los cuales ni detectamos. La vigilancia es ubicua y está creciendo de manera exponencial.

Los sistemas de control evolucionaron a una velocidad inimaginable. Pensar que en la década del 50 el gobierno de Estados Unidos consideraban legal leer los remitentes y destinatarios del correo porque era información que ya estaba públicamente expuesta en los sobres. De esa manera podían espiar a los comunistas. Hoy somos testigos y víctimas de un macartismo extendido en donde no se respeta nuestro derecho a la privacidad en nombre de la seguridad nacional.

Todas las tecnologías son extensiones de nuestro sistema físico y nervioso diseñados para aumentar poder y velocidad. Cualquier extensión, ya sea de la mano, el pie o la piel, afecta todo el complejo psíquico y social (Marshall McLuhan )

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 22.56.52

Google, que todo lo sabe

En 1998, en California, dos amigos que abandonaron sus estudios de Doctorado en Stanford crearon Google. Aquellos muchachos tal vez ni imaginaban que ese invento desembocaría en la construcción de un coloso mundial.

Un monopolio que domina el espacio virtual y que maneja herramientas poderosas que afectan nuestro pensamiento y comportamiento. La maquinaria de los algoritmos detrás de este motor de búsqueda influye en nuestras vidas de una manera que seguramente ni imaginamos.

El 87% de las búsquedas online del mundo
5000 millones de búsquedas por día: 6.3000 por segundo

Google, Amazon, Facebook, Apple, Microsoft: las principales fuentes norteamericanas de noticias, publicidad, shopping online, entretenimiento digital y las herramientas de comunicación y comercio. Posicionadas entre las empresas más valiosas del mundo, cuyos ingresos combinados suman más de medio billón de dólares.

Rara vez pensamos en Google, de la misma manera que no pensamos en las redes cloacales que tratan el agua o el funcionamiento sincronizado de los semáforos o cualquiera de las cosas en las que nos movemos y dependemos todos los días.

***

Artistas que observan al observador

Explotando o subvirtiendo la red de medios existente, o creando códigos, tecnologías o plataformas alternativas , los new media artists están indagando las formas tradicionales de producción mediática. Utilizando la materia prima del periodismo o interviniendo en la distribución y transmisión de informaciones, estos artistas han criticado y reimaginado los fluidos e inestables espacios de la esfera periodística contemporánea. La naturaleza de la información periodística, y su relación con los conceptos de realidad, verdad, estética y lo público/privado son abordados en estas acciones artísticas fundamentales y actuales.

Los artistas develan y cuestionan el control que las herramientas tecnológicas ejercen sobre nuestro pensamiento y conducta.

Julia Kim: esos oscuros algoritmos

En 2010, el Flash Crash paralizó el mundo de las finanzas. La quiebra financiera estadounidense, en la cual el índice Dow Jones se desplomó casi 1000 puntos, fue provocada por un conjunto de algoritmos. Resulta que un operador londinense utilizó un nuevo programa de algoritmos por medio del cual generó una gigantesca venta de acciones en sólo 20 minutos, ocasionando una estrepitosa baja de precios; luego canceló esta venta y compró acciones a los precios más bajos del mercado.

Años más tarde, una artista norteamericana pone la lupa sobre estos oscuros mecanismos que orquestan nuestra vida digital.

Google busca anticipar las intenciones de los usuarios a través de una herramienta de autocorrección. La artista Julia Kim se Googleó a ella misma en 2013 y produjo un video en loop de un minuto sobre lo que Google le iba sugiriendo. Cuando quiso escribir “Por qué las mujeres asiáticas”, antes de continuar tipeando el motor de búsqueda completó la oración anticipando sus conclusiones posibles: “…gustan de los hombres negros”; “envejecen bien”, “utilizan máscaras” figuraban como las primeras opciones. Ella realizó capturas de pantalla que demostraban los resultados de distintas búsquedas. Lo que uno infiere, entonces, es que los usuarios están siendo rastreados cuando creen que buscan respuestas a distintas preguntas de manera anónima.

El algoritmo de Google utiliza preguntas pasadas para justificar las anticipaciones que hace cuando alguien hace alguna pregunta. Pero cuando la data refleja un sesgo o prejuicio, especialmente cuando los algoritmos se aplican a una minoridad, la supuesta “objetividad” que uno pretende de estos motores de búsqueda se resquebraja, porque Google presenta el resultado anticipado como verdadera. Surge así una pregunta perturbadora: sólo porque lo ha dicho un algoritmo, ¿la acción de las masas constituye una verdad?

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 22.58.48

La sociedad de control ha permitido que las personas, permanentemente sondeadas sin saberlo, se sientan cada vez más cómodas pensando que, en el momento de tomar una decisión, se manejan con herramientas que ellos creen libres de prejuicios; pero ya hemos visto que los algoritmos esconden sesgos que no son inocuos.

Hombres negros, homosexuales, mujeres cristianas, hombres musulmanes: a través de los sistemas de algoritmos, los puntos de vista de las minorías son desproporcionadamente silenciados.

Evidence Locker, de Jill Magid

“Angel Fire” (2015, 2016) fue un sistema de vigilancia secreto que capturaba imágenes aéreas de una superficie de más de 80 kilómetros en Baltimore, EEUU. El programa le costó al Departamento de Policía de la ciudad 2 millones de dólares al año, y el Alcalde no estaba ni enterado de que se estaba implementando.

El sistema “City Watch” (2003) se instaló en Liverpool. Se trataba, en ese entonces, del sistema público de vigilancia más grande del mundo, con 242 puntos de vigilancia diseminados por las calles. Causó tanto revuelo que se le permitió a cualquiera de sus ciudadanos a solicitar una copia del archivo dentro de los 31 días, período luego del cual se destruían las imágenes capturadas.

En 2014, la artista neoyorquina Jill Magid se instaló un mes en Liverpool para crear dos obras que provocativamente invertían el material capturado por las cámaras de seguridad. “Evidence Locker” reunía más de 12 horas de grabación de la artista realizando actos performáticos frente a los ojos observadores de las cámaras. Nombraba al Departamento de Policía como director y elenco del proyecto audiovisual. En los archivos se la veía vestida con un llamativo impermeable rojo fácilmente identificable. En otra obra dentro de esta obra,“One Cycle of Memory in the City of L.” Jill exhibió 31 formularios que ella llenó para solicitar el acceso al archivo audiovisual en el que se la veía. Astutamente, los reportes estaban escritos en formato de cartas románticas. Ella generó sus propias sociedades de control al controlar el sistema de vigilancia de la Policía. El punto era bueno y la obra ingeniosa. Sin embargo, y tal vez demostrando también el efecto que las sociedades de control tienen sobre los individuos, cuando la gente se acostumbró a la idea de cámaras de seguridad 24/7, el sistema público de acceso al material fue suspendido.

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 23.00.48

Preemptive Media

El equipo de Preemptive Media (Beatriz da Costa, Brook Singer and Jaime Schulte) examina las estrategias de marketing que trabajan con contraseñas, códigos e información personal y subvierten las estrategias de data-mining. El colectivo advierte que la minería de datos tiene un objetivo estrictamente comercial. En el proyecto Swipe (2003-2013) los artistas codificaron sus propios webrcawlers que recolectaban, en vivo, los rastros de información que iban dejando los visitantes. Para ingresar a la exhibición, los asistentes debían escanear sus licencias de conducir. A los pocos minutos recibían un informe que les daba la bienvenida a la muestra y les proporcionaba un retrato textual con información personalizada que incluía raza, género, valor propietario, ingresos, nivel de grasa corporal y otros datos, aparentemente privados, que se registraban en un lugar público.

Captura de pantalla 2018-02-26 a las 23.02.50

***

DDD: Democracy, Data, Dirty tricks

Cambridge Analytica: modern masters of disguise.

Ghosting in and ghosting out.

Honey-traps.

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.14.47

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.15.02

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.15.14

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.15.23

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.15.33

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.15.44

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.15.52

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.16.49

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.17.21

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.17.30

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.18.15

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.18.24

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.18.35.png

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.19.00

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.19.13

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.19.25

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.54.41

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.57.01

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.58.34.png

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 8.58.44

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 9.00.50.png

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 9.01.00

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 9.01.32

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 9.01.47

Captura de pantalla 2018-03-21 a las 9.02.02

 

 

FUENTES
http://bit.ly/2gRvmbt
http://proa.org/esp/exhibition-forensis.php
http://www.independent.co.uk/news/uk/home-news/brexit-latest-news-leave-eu-immigration-main-reason-european-union-survey-a7811651.html

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s